sábado, 27 de septiembre de 2008

Algo que existía.

Hoy estoy aprendiendo a recorrer el camino de las “pérdidas”, estoy aprendiendo a sanar heridas, esas que se producen cuando algo cambia, cuando una situación nos cambia el rumbo…. Y con frecuencia esto sucede sin previo aviso, así: De golpe. Y ahí es donde quedamos atrapados en la tristeza, y la tristeza es nefasta y tremendamente dolorosa y dañina. Siempre hay un dolor profundo cuando se tiene que dejar atrás algo que era nuestro, algo que existía, que era real… y ahí viene el duelo, pero no se los puede saltar y los duelos duelen! También te sobreviene el miedo, porque sabes que tienes que entrar a otro lugar donde no hay nada más que lo que hay; la realidad, el pasado ya no está, pasó.

No hay comentarios: